Percusión Tradicional

Instrumentos de Percusión: Tradición y Construcción

Los tabales, los tambores, los panderos, los tamboriles, las panderetas,… son instrumentos de percusión membranófonos que constan de una caja de resonancia, generalmente de forma cilíndrica, y una o dos membranas que cubren las aberturas de la caja. Para el sonido, el tambor es golpeado en la membrana con la mano o con algún palo.

La forma tradicional de tocar los tabales o los tambores es picándolo de lado y se suele colgar con una correa desde uno de los hombros  por lo que permite integrarse cómodamente en pasacalles, correfocs y otros eventos en la calle.

Construcción de Instrumentos de Percusión

Estos instrumentos son hechos de madera, generalmente el cuerpo o caja de resonancia los hago de contrachapado, aunque también lo construyo de madera maciza (evitando mucho pegamento que influye en el sonido final del instrumento). Los riesgos siempre de madera maciza y de una sola pieza para no influir negativamente en el sonido del instrumento.

El sistema de tensión es con cuerda de cáñamo y los tensores de cuero. Las membranas están hechas generalmente de piel de cabra montadas sobre un riesgo de madera. También utilizamos pieles de otros animales como la ternera, el búfalo, y otros, pero siempre pensando en la finalidad o el tipo de instrumento, pues el sonido varía mucho entre un tipo de piel y otro.

Los acabados estándar son barnizados, pero la mayoría los pintamos a demanda. Si son pinturas planas y únicas para el cuerpo y los riesgos no tiene ningún sobrecoste (por ejemplo, cuerpo negro y riesgos granas).

Si es necesario pintar cosas más complejas como un logo tiene un sobrecoste que depende de la complicación del diseño.

En cuanto a los diámetros trabajamos en pulgadas (1 pulgada = 2,54 cm), pero también hacemos tamaños no reglados bajo demanda.